Acampar y Tarping en México. A 3,800 MSNM y 0°

Acampar y Tarping en México. Tuve un un día muy ajetreado, que comenzó muy temprano y mientras el Sol brilló tuvo muchos altibajos. Pensándolo bien ¡También mientras no brilló hubo altibajos! Lo importante es que por fin tenía oportunidad de recostarme a descansar.

Para mi sorpresa mi lecho estaba cómodo y templado. Acampar me ha dejado experiencias inolvidables y en esta ocasión no fue distinto.

Este mar de nubes se forma al noreste de Comala, quizá a unos 13 km en línea recta

Acampar y Tarping

Llegamos a buena hora al lugar donde planeamos acampar, una pequeña planicie triangular formada por dos pequeñas colinas que se encuentran. El lugar es perfecto, desde su entrada se tiene una vista hermosa del Pico Norte de El Nevado de Colima.

Es el primer fin de semana del año, para la altura en que estamos, durante la noche temperatura va a bajar a 3°c y esta noche vamos a hacer tarping o acampar usando lonas para campismo.

Somos tres personas quienes tenemos esta idea, originalmente, habíamos planeado que cada quien llevaría una lona pero no hay plan que sobreviva contacto con la realidad.

Tres personas y dos lonas

Decidimos hacer un refugio para tres personas, nos dividimos las tareas y nos pusimos a trabajar. No solo es importante levantar el refugio, también hay que recolectar leña y armar la fogata.

“La carga hace andar al burro” decía mi Padre; la idea de pasar una noche tan fría dentro de un refugio mal construido nos lleva a trabajar como una máquina bien engranada. Mientras la leña se apila rápidamente a una distancia corta pero segura, el refugio toma forma.

Ambas lonas son rectangulares y del mismo tamaño, asi que un problema menos. Cavamos un leve depresión en el piso, un poco más chico que la silueta de las lonas. Orientamos el lado más grande del rectángulo hacia donde estaría la fogata.

La primera lona para acampar es nuestra “huella” o el piso del refugio. Estoy seguro que el aislamiento del piso lo obtuvimos del “bajo sleeping” que cada quien llevó más que de esta lona pero de alguna manera hace más llevadera la noche.

La segunda lona la aseguramos de atrás y de los lados. Al centro levantamos un poste para la entrada y para evitar corrientes de aire que se llevaran el calor acumulado, usamos la tierra que sacamos de la depresión para enterrar las tres orillas de la lona y formar un “sello”.

A poco más de un metro ubicamos la fogata, con suficientes piedras hicimos un parapeto en forma de Media Luna, con el foco de la parábola en la puerta de entrada al refugio, el propósito es que el calor sea reflejado en esa dirección.

Acampa con tu perro, es lo mejor que puedes hacer en tu vida

Anímate a acampar con lona

La temperatura bajó más de lo esperado, probablemente rozamos el cero en algún momento de la noche pero funcionó. El refugio complementó nuestros sleeping bag que si bien están construidos para ser usados hasta cero grados estoy seguro que no hubiesen podido manejar el rocío.

Sin grandes grandes complicaciones, logramos uno de los objetivos que nos fijamos para el viaje: Acampar con lona a 3,800 MSNM; de los otros te contaré en otra ocasión ¡Asegúrate de no perderte ninguna de mis historias!

Acampar me ha dejado experiencias inolvidables y en esta ocasión no fue distinto. Te invito a vivir aventuras épicas acampando y ya sabes ¡Nos vemos en el campo!